Profesor de la materia optativa Medios de Comunicación de 1º de Bachillerato en el I.E.S. San Juan de Dios de Medina Sidonia (Cádiz). Página para proponer los trabajos a realizar en los proyectos eTwinning "Saber partilhar/ conversar" con la Escola Secundária Pinheiro e Rosa de Faro (Portugal) y "Más que palabras" con el Lycée Europeén de Villers Cotterêts (Francia)

domingo, febrero 19, 2006

Los profesores también fuimos jóvenes: Miguel Roa

Os comentaré las dos fotos que he elegido de cuando era joven. La primera es de 1974, tenía 18 años y me estaba haciendo independiente. A pesar de la opinión de mis padres empecé a practicar una modalidad deportiva bastante desconocida y que algunos consideran de riesgo: la espeleología o exploración de cuevas subterráneas. La afición llegó a través de un grupo de amigos que formamos el G.E.S. Granada (Grupo de Exploraciones Subterráneas Granada). Cada 15 días dedicábamos un fin de semana completo a explorar una cueva. Salíamos en autobús hacia el pueblo elegido y allí comunicábamos a la Guardia Civil la cueva a la que íbamos, el número de personas y la hora prevista de regreso del día siguiente (precaución que tomábamos siempre por si sufríamos un accidente), íbamos a la cueva, montábamos el campamento, preparábamos el equipo: ropa, cuerdas, escalas de acero, mosquetones, carbureros para la luz, etc. e iniciábamos el recorrido que hubiésemos previsto. Hacíamos noche normalmente en la cueva, cantábamos, reíamos, contábamos chistes, comíamos, etc. A la mañana siguiente recorríamos los alrededores o el pueblo, comunicábamos a la Guardia Civil que no había habido ningún problema, subíamos al autobús y regresábamos a Granada.

Estoy harto de que mis alumnos digan que no hay diversiones para los jóvenes, la diversión está en nuestro cerebro, en nuestra imaginación y en nuestras iniciativas.

Como no teníamos apenas dinero para comprar el material imprescindible para practicar el deporte elegido, recogíamos periódicos por las casas para luego vender el papel, aparte de las escasas cuotas que podíamos pagar.

El día más bonito practicando este deporte fue cuando un espeleólogo y una espeleóloga de otro grupo granadino se casaron en la Cueva del Agua de Iznalloz y acudimos todos los espeleólogos de la provincia a iluminar la boda con nuestros cascos. Ese día, además, logré que mis padres fuesen a la boda y vieran como eran las cuevas donde su hijo pasaba muchos fines de semana. Y además esa tarde salimos en el programa de Iñigo de TVE.

La segunda foto es de 7 años después (1981), tenía 25, acababa de sacar las oposiciones y ya era profesor numerario de Dibujo en el Instituto de Formación Profesional de Vera (Almería), llegamos muchos profesores nuevos y estábamos dispuestos a cambiar el mundo y por supuesto el Instituto; el mundo no lo pudimos cambiar pero si logramos cambiar bastante el Instituto.

Nuevos tiempos, democracia muy joven y en peligro (intento de golpe de estado de Tejero) y muchas ganas de trabajar. Aquí, en la foto, estoy con mis compañeros José Luis (Jefe de Estudios), José Antonio (alias “Goval”), Serafín y tres alumnos que formábamos la redacción del periódico del Instituto, “El Megáfono”, queríamos que se nos oyera, formamos equipo, cada cual con sus capacidades y Goval moviendo todo el cotarro.

Han pasado 25 años de esta foto, ahora estoy más cansado, tengo más experiencia y todavía me queda ilusión para seguir haciendo cosas nuevas como nuestros proyectos eTwinning. Un abrazo.

Miguel Roa Guzmán (España)